Instinto animal

A veces me pregunto a dónde va la fe que un día perdimos,
a dónde va el amor que ya no hacemos,
tal vez se pierda entre los restos corporales,
como los deshechos con los que despreciamos los fluidos,
esos que entregamos entre gemidos,
entre aplausos, los instintos animales.

¿Existe un principio o un final, o está todo en mi mente?
Vida y cambio, total constante
que maneja mis delirios.

Es extraño este vacío, 
que se anexa a mi cuerpo,
inundando las cavidades,
y no se aleja, no se aleja, no se aleja...

No tiene nombres ni apellidos,
son acordes,
acarician mis oídos y despeinan mi flequillo,
y a veces, sólo a veces,
me marean, me marean, me marean...

Los olores, los sabores, las texturas y las voces,
son diversas y retumban,
entre el vacío forman eco y se tatúan,
a segundos que se escapan,
fluyen como humo.

Y se evaporan...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada