SOBRE MÍ

Ocho/siete/noventaydós. Melómana. Amor al arte en todo su esplendor. Vomito las palabras como dióxido de carbono cuando respiro. Mágica incoherencia que me absorbe y me extasia en un sinfín de letras enredadas con canciones. ¿Es la cabeza la que debe poner el final? Píldoras placebo parecen ser las que me recetó el Dr. Amor. No surten efecto los calmantes del alma que me revendió la Esperanza de contrabando en aquel callejón oscuro, o al menos así se hacía llamar esa brisa fresca de las noches de verano y calma. Dejo a mi subconsciente que me traicione libremente, mi cabeza guía mis manos. Son las cosas que mi cabeza quiere vomitar, siempre ando con nauseas... ¿Por qué será?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada