Son esos momentos de flaqueza,
los que evocan la nostalgia y el vacío,
que encharcan mis pupilas con tendencia curiosa,
y aportan al aspecto opaco de la soledad,
un carácter más brillante.

Las cadenas que me atan, 
confeccionadas a mi pulso, imagen y semejanza,
son sólo un reflejo de mi ausencia,
pues perdida me hallo en la penumbra,
de quien ansía una verdad nunca encontrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada